Nueva política de actualizaciones de aplicaciones desde Google Play Store

Hace un tiempo hemos podido ver como ciertas aplicaciones se han ido actualizando, pero han habido algunos casos en donde esta se hacía de forma algo “inhabitual”, pudiendo encontrar que estas mejoras solo podían ser encontradas directo desde la aplicación o desde sitios webs. Pero Google se ha cansado de esta situación tan poco favorable a los usuarios.

Es por eso que, y por lo que supimos en Android HDBlog.it, Google ha decidido hacer un pequeño cambio en cuanto a las restricciones de ciertas aplicaciones y las actualizaciones de las mismas, una que tratará de evitar que los datos que yacen en los smartphones y tablets con Android de los usuarios no sea puesta en peligro por parte de aplicaciones no autorizadas apropiadamente.

Es por eso que Google ha prohibido que las aplicaciones que se encuentran en su tienda, Google Play Store, sean actualizadas salteándose a la tienda misma. De esta forma toda actualización debe llegar primeramente a la tienda oficial de aplicaciones, dándole al usuario la posibilidad de actualizar la versión si y solo si el usuario lo desea. Esto fue pensado mayormente por el caso de Facebook hace unos meses, cuya actualización era inevitable teniendo en cuenta que el dispositivo con Android molestaba con un ruido casi insoportable e intermitente si uno no actualizaba esta aplicación.

Si algún desarrollador no cumple con esta simple norma Google podría, sin previo aviso, borrar dicha aplicación de su tienda, declarándola como una poco segura o con posibles daños hacia el usuario de forma desconocida. Esto obligaría a los programadores a llevar sus actualizaciones directamente hacia la tienda.

Esperemos que con esta medida por parte de Google se evite cualquier malware posible, sobre todo porque estos las aplicaciones no autorizadas son las que más pueden terminar siendo uno de estos, como hemos podido ver en casos anteriores como el de BadNews.